jueves, diciembre 11, 2008

Los municipios del oeste de Guadalajara se oponen a la instalación de una planta incineradora en Corpa (Madrid)

GUADALAJARA, 11 Dic. (EUROPA PRESS)

La secretaria de Medio Ambiente del PSOE en Guadalajara, Covadonga Pastrana, anunció hoy "el rechazo absoluto" de la puesta en marcha de una incineradora de residuos en la localidad madrileña de Corpa. Según explicó Pastrana en rueda de prensa, se trata de una instalación que va a funcionar con tecnología "que aún no se ha probado".

Concretamente, Covadonga Pastrana, que es alcaldesa de Albalate de Zorita, explicó que la mencionada incineradora va tratar los residuos de 26 municipios de la zona este de la Comunidad de Madrid "que generan los residuos de un millón de ciudadanos".

Así las cosas, la alcaldesa anunció que los pueblos del oeste de Guadalajara no van a permitir que la planta "altere la calidad de vida la zona" y aseguró que "no admitirán que opere a menos 30 kilómetros que todos esos municipios".

Por su parte Juan Luis Aguirre, presidente de la Coordinadora Antiincineradora, que reúne a más de 50 asociaciones, dijo que se trata de una instalación que ocupará entre 60 y 100 hectáreas y mostró su temor de que "esté pensada, sobre todo, para tratar residuos industriales y tóxicos" y no sólo basuras "porque es ahí donde está el negocio".

Tanto Covadonga Pastrana como Juan Luis Aguirre, reconocieron que aún no han comenzado las acciones legales contra la planta incineradora "porque no han tenido acceso al proyecto y están actuando a partir de rumores e informaciones extraoficiales", pero adelantaron que hay un movimiento que está dispuesto a llevar a cabo acciones legales "o de otra índole" para evitar su funcionamiento.

Así las cosas, la alcaldesa de Albalate, anunció una concentración de protesta en la localidad de Corpa el próximo domingo en contra de la incineradora y animó a los guadalajareños a que participen en la misma. Además, Covadonga Pastrana hizo un llamamiento a los alcaldes de esa zona de Guadalajara "independientemente de su ideología" a que participen en impedir la incineradora.

martes, diciembre 09, 2008

20 AÑOS DE AMANTES DE LA BASURA - Apuesta por la recogida selectiva de la materia orgánica

Durante el fin de semana del 5 al 8 de diciembre se han reunido en Basauri (Bizkaia) un centenar de personas que representaban a grupos ecologistas y medioambientales, entidades recuperadoras de economía social y grupos de educación ambiental.

La principal constatación es el fracaso de la gestión de los residuos, recuperándose de media un escaso 15 %, así como un aumento imparable en su producción, incumpliendo los objetivos del plan nacional de residuos vigente.

Las causas son evidentes, el actual modelo de gestión basado en una recogida que mezcla las distintas fracciones de la basura, imposibilita una mayor recuperación y reciclaje.

Siguen vigentes los planteamientos que desde los inicios se han venido proponiendo desde “amantes de la basura” y que inciden en las políticas de reducción, reutilización y recogida selectiva para su posterior reciclaje.

Las políticas de reducción y reutilización son primordiales para disminuir la producción de basura potenciando el consumo responsable.

Las políticas de recogida selectiva en origen permiten tratar cada residuo por separado. La materia orgánica supone el 45 % y es fácilmente recuperable con sistemas de compostaje o biometanización. Como demuestran las experiencias en Cataluña, Córdoba, etc. superándose el 60 % de recuperación y reciclaje de las basuras. Destacamos los altos resultados del modelo “puerta a puerta” implantados en municipios de Europa y Cataluña.

Estas políticas deben incluirse en las leyes que se están debatiendo en este momento (la transposición de la Normativa Marco de Residuos Europea y el Plan Nacional Integrado de Residuos) con planes concretos y dotaciones presupuestarias suficientes.

Amantes de la basura rechaza la incineración como sistema de tratamiento por su alto coste económico, impacto sobre el medio ambiente y la salud de la ciudadanía.

CONCLUSIONES GENERALES

  1. Denunciamos el actual modelo basado en el consumo desmesurado de recursos, que genera graves impactos ambientales y sociales. Criticamos este modelo de “desarrollo”, voraz e insostenible, que conduce a la exclusión social.
  2. Es necesario una política de prevención y reducción en origen de los residuos, apoyando políticas de producción limpia y ética.
  3. Exigimos el cumplimiento real de la Jerarquía de las “tres erres”: reducción, reutilización y reciclaje y que sea trasladada a las leyes en debate en estos momentos (transposición de la Normativa Marco de Residuos Europea el Plan Nacional Integrado de Residuos y la revisión de la ley de envases y embalajes)
  4. Apostamos por la reducción de residuos como principal vía para solucionar el problema desde su raíz.
  5. Apostamos por un modelo de recogida selectiva en al menos, cuatro fracciones (materia orgánica, vidrio, papel y resto), que garantice el máximo índice de recuperación y reciclaje.
  6. Exigimos una recogida selectiva de la materia orgánica al ser la fracción más importante de los desechos, separación que tiene que alcanzar una pureza superior al 90%.
  7. Exigimos la titularidad pública de la gestión de todas las fracciones de residuos. Es paradigmático el caso de la gestión de los envases (Ecoembes), que no cubre el coste total de la recogida y tratamiento e incluso impone su política de “usar y tirar” a las corporaciones municipales.
  8. Reivindicamos tasas fiscales que graven la incineración como solución de “fin de tubería” y también el vertido y que este dinero se destine a incentivar la recuperación real y efectiva.
  9. Las campañas publicitarias no pueden sustituir a las campañas de educación ambiental, ya que estas últimas inciden en la prevención y reutilización y son sostenidas en el tiempo y se dirigen a todos los niveles de la sociedad.
  10. Nos reafirmamos en el derecho a la información, la transparencia y la participación en le gestión de los residuos, como estrategia para aumentar la implicación de toda la sociedad.
  11. Valoramos como positiva el trabajo de los grupos recuperadores de economía solidaria que recoge las fracciones denominadas especiales (voluminosos, RAEEs, ropa etc) porque basan su modelo en la reutilización (venta segunda mano), la recuperación de los diversos materiales (superior al 60 %) y la generación de empleo.
  12. Desechamos la incineración en todas sus variantes (incineración, plasma, cementeras…) como modelo de gestión de residuos por su alto coste, antiecológica, perjudicial para la salud pública y porque imposibilita la recogida selectiva de materia orgánica y resto de materiales. Así como una mínima generación de empleo.
  13. Desde “Amantes de la Basura” hacemos un llamamiento a la coordinación de los diferentes movimientos sociales (sindicatos, vecinales, consumidores, ecologistas, recuperadores, colectivos de educación ambiental…), con el fin de parar los proyectos de incineración y crear un modelo alternativo de gestión basado en la justicia social (extensible a todo el planeta)
XX Encuentro estatal de Amantes de las basuras. Basauri (diciembre de 2.008)
SAGARRAK- Ekologistak Martxan

domingo, noviembre 30, 2008

Ayer en la Coordinadora le dimos unas cuantas vueltas a la gestión de los residuos, la cantidad ingente de los que se generan y como uno de nuestros objetivos en esta moratoria que tiene la incineradora de esta legislatura es conseguir que se desarrollen politicas reales de reciclaje, reducción y recuperación.

Para ubicar el problema de los residuos urbanos que el año pasado fueron 477.000 toneladas/año, hay que darse cuenta que en Asturies llevamos todos los años a vertederos autorizados al menos 3.413.975 toneladas/año (los incontrolados lo desconocemos) de estos 1.628.348 son residuos de termicas (escorias, cenizas, yeso)
Tambien hablamos de la ingentes cantidades de "residuos" que consumia la cementera de Aboño al año (1.540.000 toneladas de residuos que hoy no tienen aprovechamiento) y que sino irian al vertedero que son :
  • 80.000 toneladas de estéril de mina para adición al clinker
  • 260.000 toneladas de cenizas volantes de la térmica de Aboño para adición al clinker
  • 30.000 toneladas de escorias de la térmica de Aboño para alimentación de los hornos
  • 1.200.000 toneladas de escoria granulada de horno alto de Arcelor para adición al clinker
  • 30.000 toneladas de lodos de horno alto de Arcelor para adición al clinker
  • 30.000 tonelas de barreduras de mineral de hierro de Arcelor para adición al clinker
  • 20.000 tonelas de residuos de hormigón para alimentación de los hornos
  • 5.000 tonelas de residuos calizos para alimentación de los hornos
  • 5.000 toneladas de madera para valorización energetica
  • 12.000 tonelass de glicerina para valorización energetica
  • ¿x? Neumáticos fuera de uso para valorización energetica, ellos pidieron 12.000 toneladas pero solo se les autorizo el 30% de los producidos en Asturies que se estiman en 6.000 toneladas/año.
Debemos seguir presionando para que no se utilizen en esta cementera y en otras factorias residuos peligrosos como los neumaticos, aceites minerales, etc. como combustibles

Nuevo folleto sobre "Incineración y Salud" del Conceyu contra la Incineración

CC.OO.: La nueva directiva de residuos decepciona

La nueva directiva de residuos decepciona Madrid, 25 de noviembre de 2008 El pasado 19 de noviembre de 2008 el Diario Oficial de la Unión Europea publicó la Directiva 2008/98/CE sobre Residuos, una norma que había despertado grandes expectativas pero que al final ha decepcionado a las organizaciones sociales y ecologistas.

La directiva mantiene como primer paso en la jerarquía de residuos la prevención. Sin embargo, no se entiende que hasta 2014 no sea obligatorio establecer objetivos de prevención y que éstos no deban alcanzarse hasta 2020.

Los objetivos de reciclaje, además, son totalmente insuficientes: de un 50% de preparación para reutilización y el reciclado de materiales como el papel, los metales, el plástico y el vidrio de los residuos domésticos; y de un 70% para los residuos procedentes de la construcción y de las demoliciones.

La norma introduce una figura novedosa, los subproductos (residuos de un proceso productivo que pueden utilizarse como materia prima para otros procesos) que a priori podría resultar ser beneficiosa desde el punto de vista medioambiental. El problema es que no se concreta cómo se va a aplicar la directiva a los subproductos, con lo que se podría dejar fuera de la legislación de residuos una parte importante de los mismos, dificultando su control y su correcta gestión.

Uno de los aspectos más regresivos de la norma es que reclasifica la incineración de residuos urbanos, que deja de considerarse una operación de eliminación a concebirse como una operación de valorización si se cumple con una fórmula de eficiencia energética. En este sentido, se prima la utilización de la incineración como sistema de tratamiento de residuos aunque ésta lleve aparejada consecuencias peligrosas para la salud y el medioambiente debido a las emisiones de dioxinas y furanos. Esta apuesta impide, además, la consecución de mayores objetivos de reciclaje.

Aunque se impulsa la recogida selectiva de bioresiduos (materia orgánica) no se proponen objetivos, por lo será difícil que se avance de forma significativa en la gestión de esta importante fracción de los residuos domésticos.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino tendrá que mejorar los aspectos más regresivos incluidos en la directiva si queremos resolver las consecuencias más negativas de una política insostenible de gestión de residuos.

Puedes descargarte la norma en:

http://eurex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2008:312:0003:0030:ES:PDF

Los socialistas piden al alcalde la paralización del proyecto de la Mancomunidad del Este

Tras conocer los planes del gobierno nacional de "aumentar la incineración de los residuos urbanos", el PSOE local se mantiene en su postura contra la Planta Incineradora.

En PORTAL-LOCAL de
Alcalá de Henares, 26/11/2008

El portavoz del Grupo Socialista, Javier Rodríguez, y el edil responsable del área de medio ambiente, Juan Luis Aguirre, expusieron en rueda de prensa la oposición de los socialistas a la imposición de la planta incineradora con macrovertedero en el municipio de Corpa. Al acto acudió también Guillermo Cozar, miembro de la Plataforma Antiincineradora de Corpa, que anunció la incorporación de la Plataforma a la ya creada Coordinadora Contra la Incineradora y el Macrovertedero.

Javier Rodríguez comenzó mostrando la satisfacción de los socialistas después de que la Comunidad anunciara la “suspensión por dos años de la aplicación del Plan de Residuos 2006-2011, lo que va a dar lugar a algo que los socialistas venimos demandando reiteradamente, y es que se abra un proceso de diálogo en la Asamblea de Madrid, junto con los Ayuntamientos, para poder ver cual es el modelo más eficaz para la gestión de los residuos”. Rodríguez, que reiteró la necesidad de que la Comunidad se implique y consiga un consenso en este sentido, lamentó además la actitud de Bartolomé González enarbolando la bandera de este Plan. “Es hora de que Bartolomé González reflexione, ya que si este Plan se ha paralizado lo normal sería que ahora paralizara también este proyecto y lo consensuara y pactara con ayuntamientos y grupos políticos”.

Por su parte, Juan Luis Aguirre anunció el apoyo del Grupo Socialista a los vecinos y vecinas de la comarca en su oposición a la instalación de la Planta Incineradora en Corpa, a la vez que anunció que los socialistas acudirán y participarán en la jornada informativa programada en Corpa para el próximo 14 de diciembre, donde se invitarán a los vecinos de los municipios situados a 10 kilómetros a la redonda. “Pese a los intentos de Bartolomé González y su equipo de gobierno de desinformar para imponer esta planta incineradora en Corpa, la realidad es que el proyecto sigue siendo el mismo y que seguirá estando muy cerca y afectando a Alcalá, estando a sólo 9 kilómetros de barrios como Nueva Alcalá, Barrio Venecia, Juan de Austria, el Val o el propio centro de Alcalá. Por eso –añadió- no vamos a bajar la guardia y vamos a seguir trabajando para que los vecinos de la comarca estén informados de la realidad de este proyecto por mucho que lo intenten disfrazar para intentar comprar al municipio de Corpa”.

Guillermo Cozar denunció además durante su intervención como el propio Alcalde de Corpa reconoció en una carta enviada a sus vecinos, que el lunes siguiente a la concentración que tuvo lugar en la Plaza de Cervantes, la empresa FCC y el Ayuntamiento de Alcalá se pusieron en contacto con él para tratar de que fuera Corpa el municipio donde se instalara finalmente la planta incineradora, lo que pone de manifiesto que fue la movilización ciudadana lo que realmente paralizó el proyecto”. En este sentido Juan Luis Aguirre lamentó el intento de Bartolomé González de imponer su proyecto a un municipio pequeño y con poca capacidad de movilización, algo que “no les va a resultar fácil, porque los vecinos nos piden información, y nosotros vamos a trabajar pueblo por pueblo para explicar todo lo que Bartolomé González y su equipo de gobierno no quieren que sepan. Esta planta –concluyó- afectará a más de 5.000 chalets en Eurovillas o El Robledal, además de a todos los municipios de la zona, como Valverde, Anchuelo, Santorcaz, Los Santos de la Humosa, Villalbilla, Torres de la Alameda, incluidos de Castilla – La Mancha, como Píoz o El Pozo. Es hora de poner punto y final a una historia que no debió empezar nunca”.


El mundo sentencia a las bolsas de plástico mientras España da largas

EEUU, China y varios países europeos eliminan o reducen su uso.Bruselas cuestiona una ley italiana que vetará los embalajes no biodegradables.

LA VOZ DE ASTURIAS
30/11/2008 REDACCION

El 1 de mayo del 2007, a las ocho de la mañana, la pequeña localidad de Modbury, en el condado de Devon (en el oeste de Inglaterra), se convirtió en el primer municipio del mundo en proscribir oficialmente las bolsas de plástico. De un día para otro, el único supermercado de Modbury y las cerca de 40 tiendas que hay en el pueblo empezaron a servir sus productos en bolsas de almidón de maíz o de algodón, y entre los vecinos se generalizó el hábito de hacer la compra con un carrito o una bolsa de tela. Desde entonces, Modbury se ha convertido en un símbolo de la campaña de concienciación sobre el riesgo medioambiental que supone el uso masivo de bolsas de plástico. Una causa imparable que ya ha obtenido importantes éxitos en numerosos países. España no está, todavía, entre ellos.

Los gobiernos de Suráfrica y Singapur siguieron el ejemplo de Modbury. Hay estados, en cambio, que empezaron a aplicar otro tipo de medidas, como obligar a los comercios a cobrar por las bolsas. Pero probablemente, el hito más relevante en la guerra contra el polietileno se produjo el pasado 1 de junio, cuando entró en vigor en todo el territorio chino la prohibición de producir, vender y regalar bolsas de plástico ultrafinas. Hasta ese momento, el consumo en China alcanzaba los 3.000 millones de unidades diarias.

AUTORREGULACION INGLESA En el Reino Unido las medidas disuasorias están reduciendo significativamente el consumo de bolsas de plástico, informa Begoña Arce. Este mes, el Gobierno local de Londres, en manos del Partido Conservador, ha descartado una propuesta para vetar las bolsas en la capital (donde se usan casa día 1.600 millones, de las que solo 200 millones se reciclan), pero las autoridades británicas han forzado a los comercios a autorregularse.

Cuatro de las cadenas de supermercados más importantes del país se han comprometido a rebajar en medio año las unidades que entregan a sus clientes en un 50%, y algunas cadenas, como Waitrose y Asda, ya han logrado un recorte del 30% por el simple procedimiento de ponerlas debajo del mostrador de la caja. Marks and Spencer cobra desde mayo cinco peniques (seis céntimos de euro) por cada unidad, y destina el dinero recaudado a una organización dedicada a la conservación de la naturaleza. Los directivos calculan que así pueden ahorrarse 280 millones de bolsas al año.

Una alternativa distinta, pero que se ha revelado sumamente eficaz, es la de la República de Irlanda, que en el 2002 decidió gravar su uso con un impuesto (el llamado plastax ). El número de bolsas ha bajado un 94%.

CONCIENCIA ALEMANA En el caso de Alemania, el ciudadano medio consume unas 65 bolsas de plástico al año, informa Paola Alvarez. Una cifra mucho menor que hace una década. Los supermercados y las grandes superficies se pusieron de acuerdo para cobrar por estos embalajes, lo que redujo inmediatamente su consumo. Hoy se venden por entre 5 y 15 céntimos.

Italia aprobó el año pasado una ley que establece la prohibición a partir del 2010, pero la Comisión Europea ha argumentado que esa normativa contraviene la directiva europea sobre envases y residuos de envases, por lo que su entrada en vigor está en el aire.

En Francia, las bolsas también estarán prohibidas a partir del 2010, informa Elianne Ros. Su uso ya se ha reducido, ya que en el 2007 se distribuyeron 3.100 millones de unidades, frente a los 9.400 del 2003.

Y en EEUU, California abandera la lucha contra este producto. En San Francisco, está prohibido desde el 2007. En Nueva York, informa Idoya Noain, se impondrá una cuota de seis centavos (algo menos de cinco céntimos) por cada unidad.

El PSOE rechaza la ubicación de una incineradora en el municipio tinerfeño de Arico, contemplada en el Plan de Residuos

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Arico, Juan Torres, ha denunciado este miércoles la decisión "unilateral" de grupo de Coalición Canaria (CC) en el Cabildo de Tenerife para colocar la incineradora en el municipio.

Según el portavoz socialista, con la toma de este acuerdo se vulnera la legislación vigente al no contar con una participación real y amplia de todos los sectores implicados. "El consejero José Manuel Bermúdez (CC) falta a la verdad al decir que ha sido un proceso consensuado cuando únicamente se ha contado con los colectivos afines, subvencionados y manipulados por el Cabildo", aseguró en un comunicado.

En esta línea, añadió que "el plan que se va a llevar al Pleno del Cabildo este viernes para su aprobación definitiva, incumple las premisas de reciclaje y utilización de los residuos, dejando cómo única solución posible la incineración para la eliminación de residuos".

Torres denunció que en el Plan expuesto inicialmente a los ciudadanos de Tenerife no se anunciaba como definitiva la decisión de la colocación de la incineradora. "Ni si se iba a poner, ni mucho menos dónde", dijo. A su juicio ha sido una fuerte "cacicada" la actitud tomada por los representantes de Coalición Canaria en el Cabildo de Tenerife.

"Se ha ignorado a los partidos políticos en este proceso y se ha ignorado a la representación ciudadana en las instituciones públicas y los únicos y últimos responsables en la toma de decisiones", expuso.

El portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Arico denunció además la incapacidad "una vez más" del alcalde --Eladio Morales (CC)-- que ha demostrado su "nefasta" gestión y validez para defender los intereses generales de los vecinos del municipio. "Se ha demostrado en este proceso que el alcalde del municipio ha sido una simple marioneta al servicio de sus compañeros de Coalición Canaria en el Cabildo de Tenerife", indicó.

Torres hizo un llamamiento a sus compañeros del grupo socialista en el Cabildo de Tenerife para que se rechace en el Pleno de la Corporación Insular la propuesta de Coalición Canaria sobre el Plan Territorial Especial de Ordenación de Residuos de Tenerife.

jueves, noviembre 27, 2008

Una incineradora de resíduos tóxicoscontamina la Alcarria madrileña

La empresa, que produce arcilla expandida (arlita) pertenece a la multinacional francesa Saint Gobain. Se encuentra ubicada a 700 metros del núcleo urbano de Los Hueros de Villalbilla.
Los vecinos están alarmados ante la aparición de numerosos casos de cáncer y otras patologías que podrían estar relacionadas con sus emisiones*
La Federación Regional de Asociaciones Vecinos apoya la protesta
Los vecinos se manifestarán mañana para reclamar el cese de las emisiones tóxicas de la empresa. El acto saldrá a las 17 horas del Parque del Arroyo del Tesoro de
Villalbilla

Madrid, 27 de noviembre de 2008. *A medida que se conocen nuevos casos de enfermedades respiratorias y tumores entre los habitantes de Villalbilla, localidad situada a 9 kilómetros de Alcalá de Henares, crece la inquietud en el vecindario por las emisiones de la incineradora que la multinacional Saint Gobain tiene en el municipio. La planta, que produce arcilla expandida (arlita), un material muy usado en la construcción, y se
encuentra a 700 metros del núcleo urbano de Los Hueros, quema residuos tóxicos y peligrosos desde 2001, un hecho que puede apreciarse de manera nítida por los malosolores que produce. *La combustión de muchos de estos deshechos, entre los que se encuentran aceites industriales, residuos hospitalarios, medicamentos citotóxicos y citostáticos, agroquímicos y líquidos de limpieza, provoca la emisión de "sustancias tóxicas en concentraciones muy superiores a las permitidas", indica Fernando Palacios, de la Asociación para el Desarrollo Sostenible de la Alcarria Madrileña (ASDESAM), una
de las entidades que ha convocado para mañana una manifestación para exigir el control de esta actividad. El acto, que cuenta con el apoyo de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), partirá a las 17h del Parque del Arroyo del Tesoro de Villalbilla y finalizará frente al Ayuntamiento.

Entre los promotores de la protesta se encuentran familias que padecen o han padecido casos de patologías graves que se teme estén relacionadas con las nubes de polución que de manera regular emite Saint Gobain y que afectan también a los pueblos de Zulema, Torres de la Alameda, Loeches, Arganda del Rey, Velilla de San Antonio y Mejorada del Campo. ASDESAM y Ecologistas en Acción, que también impulsa la movilización, denuncia
que la empresa incumple la normativa europea sobre incineración de residuos y emite "altos niveles de sustancias tóxicas que producen transtornos respiratorios, neurotoxicidad y diversos tipos de cáncer".

Por ende, critican que "algunas de las sustancias más tóxicas que emite la planta no están reconocidas por la Autorización Ambiental Integrada (AAI) concedida por la
Comunidad de Madrid y por lo tanto no son controladas sus emisiones". Hace cuatro meses, a pesar de las alegaciones de los vecinos de Villalbilla, la Comunidad de Madrid publicó la citada autorización, lo que permitirá a la multinacional seguir quemando residuos industriales durante los próximos cinco años. ASDESAM destaca que en la actualidad la factoría "está utilizando un nuevo combustible muy contaminante, eco-asfalt, que no
está incluído" en el permiso de la Comunidad, una "ilegalidad" que se une al hecho de que la empresa funciona sin la "autorización definitiva de la autoridad municipal desde el 28 de mayo de 2008".

Las entidad ciudadana también denuncia que "mediante la temperatura de incineración de 850 grados centígrados, que figura en el condicionado de la AAI, no se logra la
destrucción de algunas de las sustancias peligrosas" que quema Saint Gobain.

lunes, noviembre 17, 2008

España aspira a que el 100% del papel que consume proceda del reciclaje

España aspira a que el cien por cien del papel que consume proceda del reciclaje en el año 2010 y, para conseguir ese objetivo, empresas e instituciones han puesto en marcha una nueva campaña de sensibilización.

La Asociación Española de Recuperadores de Papel y Cartón (Repacar) ha puesto en marcha, con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, la campaña "El viaje del papel"", dirigida especialmente a los niños y los jóvenes.

La iniciativa, que consiste en una serie de animación de seis capítulos, pone el acento en los beneficios ambientales de una sociedad que minimice los residuos y los utilice como recursos, según informó esta asociación.

El proceso de reciclaje se inicia con la recogida de papel y cartón de los contenedores azules, ubicados en las ciudades y en muchos pueblos, y de los residuos generados por las industrias.

Una vez en la planta de recuperación, las empresas que integran Repacar (que supone el 85 por ciento del sector en España y emplean a 3.000 personas) separan y clasifican el papel recibido según la lista europea de calidades.

La siguiente fase corresponde al "enfardado", en el que se agrupan papel y cartón en bloques por razones de logística" ha explicado a EFE Cristina de Afán, directora ejecutiva de Repacar.

España recicla 5,7 millones de toneladas, que en volumen equivalen a 46 estadios de fútbol, según los datos facilitados por Afán, y ha precisado que "nuestra tasa de uso se sitúa en el 85%, por lo que existe un déficit de 1,5 millones de toneladas de papel recuperado".

La industria papelera recurre a la importación para cubrir ese déficit, pero además las empresas recuperadoras exportan grandes cantidades de papel, sobre todo a Asia, donde hay una creciente demanda.

"Es este déficit y la posibilidad de recoger el millón de toneladas que ahora acaba en el vertedero lo que justifica la campaña" ha sostenido la directora ejecutiva de Repacar.

El papel recuperado, que ha sido compactado en la planta de recuperación, es enviado a la industria papelera donde la fibra recuperada se mezcla con la fibra virgen, proveniente de la celulosa.

"Si reciclamos el papel, sin introducir nada nuevo, la fibra terminará cortándose" ha afirmado Afán.

Según los datos proporcionados por Recapar, las fábricas que han adaptado su maquinaria a la fibra recuperada ahorran más energía y agua en todo el proceso.

Después de completar esta fase, las imprentas reciben el papel y lo adaptan a las dimensiones deseadas, y los residuos generados se devuelven a las plantas de recuperación.

"A nivel industrial, el reciclaje funciona al 100 por ciento", ha señalado Afán, quien ha destacado que el proceso se debe mejorar en algunos municipios, ya que la tasa media de reciclaje está en el 65 por ciento y en algunas localidades apenas se alcanza el 10 por ciento.

Las comunidades autónomas que más reciclan son País Vasco, Baleares o Madrid y aquellas donde el reciclaje es menos frecuente entre sus ciudadanos son Extremadura, Cantabria o Asturias.

Según Afán, "las estadísticas parecen demostrar que en aquellas regiones donde el poder adquisitivo de sus habitantes es mayor, la cultura del reciclaje está más extendida".

En este sentido, el crecimiento actual de la tasa de reciclaje de papel "permitiría en condiciones normales que España sea autosuficiente en dos años".

La asociación de recuperadores ha denunciado que, pese a los esfuerzos gubernamentales para sensibilizar a la población, "siguen existiendo muchas dudas y los consumidores depositan aún envases de cartón con restos orgánicos y papel higiénico en los contenedores azules".

España inició el proceso de reciclaje con "cierto retraso" en comparación con el resto de países europeos, pero el pasado año superó por primera vez la media europea en reutilización de papel y cartón.

Propuesta para una nueva Ley Vasca de Residuos

Noticia publicada en el diario Vasco

La Coordinadora Anti-incineración de Gipuzkoa registró el lunes en el Parlamento Vasco una iniciativa que persigue la aprobación de una Ley vasca de Residuos, que implante la recogida selectiva puerta a puerta y la desaparición de las plantas incineradoras.
Si la iniciativa es admitida a trámite por la Mesa del Parlamento Vasco, la coordinadora tendrá de plazo cuatro meses para recoger 30.000 firmas y presentarla como Iniciativa Legislativa Popular para su debate en la Cámara.
La portavoz de la Coordinadora Anti-incineración, María Luisa Sánchez, dijo que el objetivo de la iniciativa es conseguir que exista una regulación de la recogida y eliminación de residuos en Euskadi, similar a la que existe en Cataluña, mediante recogida selectiva puerta a puerta y sin usar la incineración.
La representante de esta coordinadora, que se opone a la instalación de una incineradora en el Centro de Tratamiento de Residuos de Zubieta, se referió al hecho de que este proyecto tenga ya consignada una partida de casi 10 millones de euros en los presupuestos forales del 2009, y ha dicho que aún así intentarán detener este proyecto.
A nivel del País Vasco, recordó que existe una planta incineradora en Vizcaya y ha afirmado que están dispuestos a seguir «hasta el final» para que la ley salga adelante y para que no se abra la planta de incineración de Zubieta.
Por otro lado, Sánchez defiende la alternativa que plantean de recogida selectiva puerta a puerta, en la que «se demuestra que no es necesaria la incineración», y explicó que en nuestro municipio van a poner en marcha a finales de diciembre o principios de enero una experiencia piloto para demostrar su funcionamiento.
«Esta iniciativa de Usurbil se va trasladar a otros municipios y al final, se verá que tenemos razón y tendrán que reconocer que abrir una incineradora en Zubieta tiene otros intereses que no son ni el bien ni la salud de los ciudadanos y tendrán que escoger otro recurso para eliminar los residuos», señaló.
En cuanto a la recogida puerta a puerta explicó que, esta iniciativa consiste en establecer un calendario para recoger en los domicilios o portales un residuo diferente cada día.
De esta manera, se consigue reciclar el 80 por ciento de los residuos y el 20 por ciento de materia orgánica que no se recicla se lleva a plantas de compostaje y lo que se obtiene de este proceso se utiliza para jardines o huertos.

miércoles, septiembre 24, 2008

Concentración en Oviedo contra la incineradora y por el reciclaje


Hoy martes 23, a las 10:45 horas, unas 15 personas del, Conceyu Contra la Incineración, se concentraron con una pancarta con el lema "Incineradora Non", a las puertas del Real Instituto de Estudios Asturianos, el RIDEA, en la plaza Porlier de Oviedo. A esa misma hora la Consejera de Medio Ambiente y Medio Rural constituía el Observatorio de la Sostenibilidad del Principado. En el orden del día del Observatorio se tratará el Plan de Futuro de Cogersa, donde está incluido la planta incineradora.

La incineradora supondría 200 millones de euros. El plan de futuro de Cogersa prevé la construcción de otra serie de instalaciones que supondrán una inversión total de 250 millones. La capacidad prevista es de 450.000 toneladas de residuos al año. Es decir el 60% de los residuos totales que se generan en Asturias.



Imágenes proporcionadas por AsturiasVerde

La incineradora provocará un aumento de las dioxinas y la mala leche de las vacas

En las recientes jornadas técnicas que Cogersa y el Principado realizaron para vender las bondades y maravilla de la incineración, vino a hablarnos una técnico de la incineradora de residuos urbanos más moderna de Europa ubicada en Lille en Francia, de una capacidad de 350.000 Toneladas/año mucho mas pequeña que la prevista por el Principado para Asturias que es de 475.000 Toneladas/año.

Allí nos explicó entre otras maravillas que ellos prohíben la venta de leche producida en los 15 km. alrededor de la planta como medida de precaución, medida que ya se practica en otros países como Holanda, ante la contaminación de dioxinas que presenta esporádicamente la leche en estos entornos de incineradoras de residuos.

Por eso nos ha parecido hemos trasladado esta información a los sindicatos agrarios, cooperativas ganaderas y asociaciones ganadera para que conozcan los impactos asociados a esta incineradora prevista en el centro de la región.

Hay que recordar que un radio de 15 km. de la proyectada incineradora se encuentran los municipios de; Gijón, Llanera, Corvera, Carreño, Gozon, Avilés, Oviedo, Castrillón, Siero, Illas, Soto Barco, Candamo y las Regueras. Municipios en los que según datos de Sadei hay más de 24.300 vacas de leche en 538 explotaciones ganaderas que pueden ver su futuro más amenazado de lo que ya está, si aquí se produce un episodio de contaminación por dioxinas.

Varios estudios epidemiológicos en distintos países del mundo señalan a la incineración de residuos como la principal productora de Dioxinas, Furanos y otros compuestos denominados Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), porque una vez producidos (y en los gases emitidos por una incineradora abundan estos compuestos ) pasan a formar parte de la cadena trófica, acumulándose sobre todo en las grasas de los seres vivos del entorno (con una vida media de más de siete años después de la exposición, mucho más si la exposición es continua), de ahí de la importante presencia en la leche de las vacas que permanezcan en la zona y que se alimenten de pastos de la zona.

Las dioxinas y furanos son elementos altamente tóxicos y cancerigenos gran parte de ellos, es decir, responsables de la producción de cáncer en diversos órganos. Son sustancias muy estables, resistentes a la degradación y que tienden a bioacumularse. No hay niveles tóxicos mínimos inocuos de dioxinas y furanos, de ahí que algunos países tomen medidas preventivas ante los numerosos episodios de contaminación con dioxinas que se vienen produciendo en diferentes productos alimentarios (pollo, queso mozarella).

viernes, septiembre 19, 2008

EL PSM APRUEBA LA OPOSICIÓN A LA INSTALACIÓN DE LAS PLANTAS DE INCINERACIÓN Y MACROVERTEDEROS EN LAS CERCANÍAS DE LOS NÚCLEOS URBANOS

La enmienda presentada por los socialistas alcalaínos en el documento marco fue aprobada por unanimidad en el Congreso Regional desarrollado durante este fin de semana.

En la aprobación del documento marco que define las políticas que guiarán las actuaciones políticas del Partido Socialista de Madrid durante los próximos 4 años, se aprobaron dos enmiendas presentadas por los socialistas alcalaínos que inciden sobre el proyecto de la planta de incineración que el Equipo de Gobierno alcalaíno quiere instalar en Alcalá.

El Partido Socialista de Madrid indica en su punto 321 del documento marco "Para la incineración de los residuos el Gobierno del PP se ha decantado por la tecnología más cara, la de incineración por plasma, que, además, a esta escala no está suficientemente probada. El PSM estará en contra de la instalación de plantas con esta tecnología no probada y que pueden poner en peligro la salud de la ciudadanía y las condiciones de calidad medioambiental de muchos municipios. En este punto, el Partido Socialista de Madrid, estará en contra de la instalación de macrovertederos y de plantas de incineración cerca de núcleos urbanos."

Según Juan Luis Aguirre, concejal socialista responsable del área de medio ambiente y autor de las enmiendas "este paso es importante en el proceso de oposición a la planta de incineración, indica y compromete al partido socialista de Madrid en su oposición a este tipo de plantas y da un mensaje claro a la ciudadanía; los socialistas estarán en contra de esta planta tanto en el oposición como en el Gobierno, tanto en Alcalá como en el resto de municipios y tanto a nivel municipal como regional. Demuestra, además, la preocupación del conjunto de los socialistas por los efectos en la salud y el medioambiente de este tipo de plantas."

Además, y dentro de la misma línea y en otra enmienda presentada por los socialistas alcalaínos, se muestra la preocupación de los socialistas madrileños por el alto impacto que esta planta provocaría en la ZEPA de aves esteparias de Alcalá : la enmienda apuesta por "Preservar de toda alteración la red natura 2000, entre ellas las ZEPAS, y sobretodo aquellas sometidas a proyectos especulativos y de alto impacto ambiental, como el proyecto de planta de incineración por plasma en la ZEPA nº 139."

lunes, abril 21, 2008

CpM propondrá en Remesa el uso de vías diferentes a la incineración de los residuos

Noticia aparecida en "El Faro Digital de Ceuta y Melilla"
El diputado de Coalición por Melilla (CpM) Abdelhamid Mohamed anunció que este partido propondrá en el consejo de administración de Residuos de Melilla SA (Remesa) otras vías, diferentes a la incineración, “respetuosas con el medio ambiente”, ante la preocupación de los vecinos de Ataque Seco y el Monte María Cristina respecto a los gases que emite la incineradora y las molestias, ruidos y malos olores que genera la planta.

En concreto, Mohamed habló de dos opciones. La primera sería el transporte a la península de los residuos urbanos que se generan en la ciudad, que cree que será “más económico”. Actualmente, según calculó, la incineración de una tonelada métrica de basura le cuesta a la Ciudad Autónoma unos 60 euros, mientras que el transporte –método utilizado por Ceuta– costaría menos “al haber una financiación estatal que está recogida por la Ley de Residuos y la Ley de Envases”.
La segunda vía consistiría en el compostaje, un proceso biológico a través del cual la basura se transforma en abono agrícola. “Creemos que se tendrían que estudiar estas vías, aunque podrían existir otras más”, dijo el diputado de CpM.
Mohamed se refirió a uno de los últimos informes de Greenpeace, “donde se dice que Melilla tiene la tasa de incineración más elevada de España”, ya que, según dijo, “prácticamente el 100 por cien de los residuos que se generan en la ciudad van a la incineradora”. Junto a este documento, pidió que se tenga en cuenta que “Melilla tiene una de las mayores tasas de generación de residuos por habitante”.
El dirigente cepemista ratificó su apoyo a la propuesta de Guelaya para investigar las emisiones de gases contaminantes, al tiempo que expresó su convencimiento de que existen otras opciones para la quema de residuos “más respetuosas con el medio ambiente”.
De esta forma, Mohamed habló de tres variantes, que son la demanda de unos ciudadanos de soluciones al problema, la petición “lógica y objetiva” de un grupo ecologista que pide un estudio epidemiológico y la solicitud de un grupo político que plantea la exploración de otras vías acordes con las “excigencias medioambientales”.
El representante de CpM en la Asamblea afirmó que el Gobierno local “debe replantearse el tratamiento de las basuras en la ciudad”, porque, mientras aquí “el 100 por cien de los residuos urbanos son tratados en la incineradora”, a nivel nacional la incineración “es prácticamente el último método al que se recurre”. Ello es así porque se apuesta por otras vías, como el vertido controlado y el compostaje.

El “misterio” del reciclaje

Preguntado por lo que se hace entonces con la basura recogida en los contenedores de reciclaje –papel y vidrio–, Mohamed expresó su “incógnita”, motivada por el hecho de que desde la Consejería de Medio Ambiente “nunca se ha dicho qué se hace, por ejemplo, con las pilas que se recogen”. Eso es un “misterio que se tiene que aclarar”, aseguró.
Así, mientras que los “datos oficiales”, repitió, dicen que prácticamente el 100 por cien de los residuos va a la incineradora, en el capítulo de reciclaje “son cantidades mínimas, según datos oficiales de la Ciudad Autónoma”, opuso Mohamed. “Apenas unas cuantas toneladas en los cinco años que se han transportado a la península”, adujo el diputado de CpM, quien informó de algunas cifras “ínfimas” en este campo. Mohamed citó, por ejemplo, el cartón y el papel –210 toneladas métricas en datos de 2006–, los medicamentos –333 kilogramos en datos de 2002– y el vidrio –27 toneladas métricas en datos del año 2002–.

Incineración de residuos en las cementeras

Catalunya 15 d'abril

Para empezar, mostraré mis dudas sobre el uso de las palabras que figuran en el título de la mesa redonda, pues la “valorización energética” es un eufemismo de la incineración de residuos [1]. Los títulos del marco legal en el que se mueve el sector cementero en este tema son muy claros a este respecto: la Directiva 2000/76/CE, relativa a la incineración de residuos, y su trasposición a la legislación española, el Real Decreto 653/2003 sobre incineración de residuos.

Que haya una supuesta recuperación energética en el tratamiento térmico de los residuos no aporta nada fundamental a ese tema. Y decimos “supuesta”, porque en alguna solicitudes de cambio de combustibles en las fábricas de cemento, y en las autorizaciones ambientales integradas concedidas a varias fábricas de cemento del País Valenciano (Lafarge Cementos SA en Sagunto, Cemex España SA en Buñol) no se ha demostrado que el valor calorífico de algunos residuos que se introducen en el horno sea significativo, por lo que en realidad se estaría utilizando el proceso cementero como una instalación para la eliminación de los mismos. Quizás el error parta de la Directiva 2000/76/CE, pues en otras partes del mundo se exige que el residuo tenga un contenido energético mínimo para que se pueda hablar de “recuperación” o “valorización” energética..

Tradicionalmente en la Unión Europea la incineración de residuos ha sido considerada como una forma de eliminación de los mismos. En los debates sobre la elaboración de la futura Directiva Marco sobre Residuos la reciente votación en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento 5.-Europeo, ha abierto la posibilidad de considerar la incineración como una técnica de recuperación, en lugar de eliminación. Esto iría relacionado con otros cambios de mayor calado como la posible desaparición de la jerarquía en el tratamiento de los residuos y otras desregulaciones en la gestión de residuos. Ya sabemos que desde hace un tiempo las fuerzas motoras de la Unión Europea priorizan las cuestiones económicas sobre las consideraciones medioambientales y de sostenibilidad.

En segundo lugar he de manifestar que los hornos de cemento por las condiciones de su operativa (bajo nivel de exceso de oxígeno, altos valores de monóxido de carbono, inestabilidades periódicas de las condiciones de combustión con emisiones fugitivas y picos de monóxido de carbono, etc) no son los lugares más adecuados para incinerar residuos peligrosos. La destrucción de la materia orgánica residual no solamente requiere altas temperaturas y tiempo de residencia grande sino de la disponibilidad del oxígeno adecuado, y la mezcla suficiente entre los compuestos orgánicos a destruir y el oxígeno .

La posición del movimiento ecologista respecto al tratamiento térmico de los residuos es muy clara: nos oponemos por diversas razones y el hilo que las interconecta es precisamente el de la sostenibilidad.

La incineración de residuos no reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)

Este es un argumento que los promotores de la incineración en las fábricas de cemento repiten una y otra vez, y de tanto repetirlo, algunos parecen que comienzan a creerlo.

La fabricación de cemento es el sector industrial más importantes en la emisión de gases de efecto invernadero, sólo por detrás del sector eléctrico. En España la industria genera el 24% de las emisiones de GEI, y el sector cementero contribuye a las mismas en un 17,7% de varias formas: consumo de electricidad (molienda de minerales y clínker), descarbonatación de la roca caliza y quema de combustibles fósiles (extracción y transporte de las materias primas, funcionamiento del horno, precalcinación, etc). Estando de acuerdo en que una parte importante de las emisiones son independientes del uso de los combustibles fósiles y son inherentes al proceso industrial, las propuestas de utilización de combustibles sustitutivos provenientes de residuos, no suponen un reducción en sí en las emisiones de GEI, así lo entiende el desarrollo legislativo del Protocolo de Kioto y de la Directiva 96/61/CE. Por ejemplo en el Registro EPER no se diferencian las emisiones de las fábricas de cemento si utilizan combustibles residuales o no. Solamente hay una excepción y es el caso de la biomasa, que se considera neutra respecto a las emisiones de GEI .

De hecho las generosas concesiones hechas por el Gobierno español al sector cementero en el Plan Nacional de derechos de emisión de GEI en el periodo 2005-2007 (27,5 millones de toneladas de un total de 155,7 millones de todos los sectores industriales), se han visto reforzadas en el Plan Nacional del periodo 2008-2012 al aumentar la asignación promedio anual al sector cementero hasta 29 millones de tm (un aumento injustificado del 5,37%). De esos derechos de emisión parece que no se ha hecho un uso total ya que en 2005 le sobró casi medio millón de tm y en 2006 más de un millón de tm, valores por cierto bastante superiores a las 300.000 t que Oficemen asegura haber reducido por la utilización de combustibles residuales. Seguramente en 2007 esa cantidad será aún mayor vistos los descensos en las cifras de producción debido a la explosión súbita de la burbuja inmobiliaria y el descenso en el consumo de cemento (en enero de 2008 ha habido un descenso interanual en la producción de cemento del 8,7% y en la producción anual en las fábricas de cemento de Cemex en Alicante ha habido un descenso del 5% en 2007 respecto al 2006).

Todos estos datos vienen a demostrar la importancia que el sector cementero tiene en la generación de GEI y el poco interés que puede tener el sector en reducirlas dadas las generosas asignaciones gubernamentales.

Parece que la reducción de las emisiones de GEI en el sector cemento vendrá fundamentalmente de una disminución de la demanda, que alcanza niveles absolutamente insostenibles, con los valores más altos de la Unión Europea (1.278 kg/per cápita, frente a 538 kg de media en la UE-25 y 378 kg de media mundial en 2006).

La incineración de residuos puede interferir y subvertir la jerarquía en el tratamiento de residuos establecida por la legislación europea y nacional

Existe una jerarquía en el tratamiento de los residuos establecida en la legislación europea y española. En primer lugar se ha de reducir la generación de residuos, es decir que las políticas de prevención están en la cima, aunque en realidad no hay fuertes políticas para llevar adelante ese objetivo. Una vez generado el residuo, se ha de reutilizar, reciclar, recuperar y en último lugar está la eliminación. Para nosotros el tratamiento térmico del residuo, sea con recuperación o no de energía es una eliminación. Se destruye el residuo y las posibles materias primas que pudiera contener.

Podíamos ver varios ejemplos. Con el tema neumáticos, cuando alguna empresa cementera hace ocho años proponía incinerar casi la totalidad de los neumáticos desechados en el País Valenciano (17.000 tm frente a unos 30.000 tm generados anualmente, aunque la reciente AAI concedida ha aumentado a 25.000 t los neumáticos que pueden ser incinerados en esa fábrica) y aparentemente no había alternativas que no fuera el vertido, nosotros nos opusimos y dijimos que por delante de esa finalidad estaba el recauchutado y la reutilización del neumático unos miles de km más. La Declaración de Impacto Ambiental aceptó nuestras alegaciones en este punto, aunque no estamos muy seguros de que se cumpla esta condición en su totalidad. Además hay otros usos prioritarios, en otros países esos neumáticos se utilizaban para otros fines que estaban más arriba en la jerarquía: pulverizados podían servir para mezclarse con el asfalto, se podían utilizar como suelos en polideportivos, pistas de juegos infantiles, hierba artificial, etc.

No hay necesidad de destruir térmicamente el residuo si antes se puede utilizar con otros fines. Ahora hay Comunidades Autónomas como la de Aragón que han prohibido la incineración de neumáticos usados y se plantean su reciclado al 100% mediante la construcción de plantas de tratamiento para separar y recuperar los metales del caucho, trocear este y darle nuevos usos. Otras Comunidades plantean la recuperación y valorización del 100% de los neumáticos fuera de uso, como la de Asturias, Castilla-La Mancha, etc.

El propio Ministerio de Medio Ambiente junto con el de Fomento ha elaborado una instrucción para que en la licitación de carreteras se utilicen mezclas bituminosas con caucho procedente de los neumáticos usados. En el borrador del 2º Plan Nacional de NFU (2007-2015) se plantea como objetivo el reciclado del 50% en peso de los NFU usados, destinando el 40% a su uso en mezclas bituminosas para pavimentos de carreteras y el 10 restante a otros usos industriales. Solamente se propone la “valorización energética” del 30% de los NFU. Nos podemos preguntar si atendiendo a los principios de proximidad y suficiencia la autorización concedida a Cemex para incinerar 25.000 t (el 83,4% del total de NFU generados anualmente en el País Valenciano) interfiere o subvierte la jerarquía en el tratamiento de ese tipo de residuos. Nosotros pensamos que la respuesta es positiva y que esa AAI debería ser modificada a la luz del 2º Plan Nacional de NFU.

Otro ejemplo lo tenemos con la autorización concedida por la Conselleria de Medio Ambiente a Cemex para la construcción de una planta de secado térmico de lodos de depuradora y su posterior incineración en la fábrica de cemento de Alicante hasta un total de 42.309 t de fangos secos. Teniendo en cuenta que la generación de lodos secos en el País Valenciano es de casi 250.000 t anuales y más del 75% se destinan a usos agrícolas como abono orgánico el destino a la fábrica de Cemex de Alicante del 17% de ellos para ser incinerados supone una interferencia en esos usos previos, que están por delante en la jerarquía del tratamiento de residuos. El total destinado a incineración alcanzaría casi el 35% en el País Valenciano.

El destino de los lodos de las EDAR debería ser el uso agrícola como enmienda orgánica y abono, para mejorar la calidad de los suelos bajos en contenido orgánico o en trabajos de restauración de suelos forestales. Solamente se podrían pensar en otros usos para aquella fracción que estuviera contaminada con metales pesados, que con los datos del 2º Plan Nacional de Lodos está disminuyendo constantemente debido al control de los vertidos industriales.

El Plan Nacional de Lodos de depuradora (2001-2008) y el nuevo Plan (2007-2015) destina solamente el 15% de los lodos generados anualmente a la “valorización energética”.

De nuevo nos podemos preguntar atendiendo a los principios de suficiencia y proximidad si la autorización concedida a Cemex para incinerar 42.309 t de lodos secos interfiere o subvierte la jerarquía en el tratamiento de los residuos. Además de contestar de forma afirmativa diremos que esa autorización es además contraria a las previsiones del Plan Nacional de Lodos de Depuradora (2001-2008) y al nuevo Plan (2007-2015).

La incineración de residuos contribuye al aumento en las emisiones de COPs prohibidos por el Convenio de Estocolmo (mayo 2001)

Es conocido que en todos los procesos de incineración se sintetizan nuevas sustancias por las complejas reacciones químicas que tienen lugar en los procesos de oxidación. Algunas de esas nuevas sustancias pertenecen a la “docena sucia” de sustancias que son consideradas contaminantes orgánicos persistentes, reguladas por el Convenio de Estocolmo (2001). Algunas de ellas son las dioxinas y furanos, los hexaclorobencenos o los bifenilpoliclorados. En ese Convenio el sector cementero es uno de los cuatro sectores industriales que se consideran fuentes de dioxina y aparece expresamente en el Anexo C Parte II. En general tiene lógica admitir que la utilización de residuos (especialmente si son peligrosos y tienen cloro y metales pesados en su composición) como combustible puede aumentar la concentración en los gases de combustión de determinadas sustancias peligrosas.

La Guía de Naciones Unidas sobre las Mejores Técnicas Disponibles y de las Mejores Prácticas Ambientales aplicables a la “valorización energética” de los residuos en hornos de cemento en relación al artículo 5 y el anexo C del Convenio de Estocolmo establece una serie de prescripciones en el uso de residuos peligrosos como combustible sustitutivo, entre ellas el rápido enfriamiento de los gases de combustión a temperaturas por debajo de 200ºC, garantizar una alimentación homogénea de los residuos para conseguir una combustión estable, bajas temperaturas del precipitador electrostático, etc.

Podemos afirmar que esta Guía de obligada observancia según el Convenio de Estocolmo no ha sido tenida en cuenta en las autorizaciones ambientales integradas concedidas a las fábricas de cemento del País Valenciano.

Posibles afecciones a la salud humana de los habitantes próximos a las fábricas de cemento

Hay un una abundante literatura científica sobre diversas afecciones a la salud humana de poblaciones que residen en las proximidades de instalaciones de incineración de residuos.

En el Estudio de Impacto Ambiental presentado por Cemex para solicitar la incineración de neumáticos se presentaban unos resultados sobre la composición de los gases de combustión con y sin neumáticos troceados como combustible. En lo que respecta a los metales pesados se preveía un aumento de un 43% en las emisiones de mercurio y un 69% en el cinc. El mercurio, junto el talio, es un metal muy volátil que no se fija al clínker en la proporción de otros metales menos volátiles (los metales semivolátiles como el plomo, cadmio y el selenio se fijan parcialmente y en parte son emitidos a la atmósfera con los gases de combustión). Que haya un aumento en las emisiones de cinc es esperable, dada la presencia importante de este metal en la composición de los neumáticos. ¿Alguien puede pensar que los 55,6 kg de Hg emitidos por Lafarge Cementos en Sagunto, los 25,2 kg de Hg emitidos por Cemex en Buñol, los 25,6 kg de Hg de Cemex en San Vicent del Raspeig y los 19 kg de Hg emitidos por Cemex en Alicante en 2005 no tendrán repercusiones en la salud de los habitantes que respiran esos vapores?

No conocemos ningún estudio epidemiológico que demuestre que la salud de los residentes en las proximidades de una fábrica de cementos que incinere residuos durante largos años no se ha visto resentida por ese hecho.

Nuestras acciones

Ecologistas en Acción del País Valenciano ha animado constitución de diferentes plataformas en defensa de la calidad del aire y en contra de la incineración de residuos en cementeras. Se ha personado en varios expedientes administrativos de solicitudes de cambios de combustible, o de autorizaciones ambientales integradas.

Recientemente ha interpuesto junto a CC.OO. de la Universidad de Alicante un recurso contencioso-administrativo contra varias resoluciones de la Dirección General para el Cambio Climático por las que se concedía la Autorización Ambiental Integrada a Cemex para su fábrica de Alicante, o se modificaba de forma escandalosa y sin los trámites reglamentarios los límites de emisión de algunos parámetros establecidos anteriormente (se multiplica por 12 al pasar de 50 a 600 mg/Nm3el límite de dióxido de azufre, se multiplica por 3 al pasar de 10 a 30 mg/Nm3 el límite del carbono orgánico total).

A modo de conclusión

El Acuerdo firmado por las federaciones de construcción de los principales sindicatos CC.OO. (Fecoma) y UGT (MCA), con la patronal Oficemen el 11 de noviembre de 2004 y con vigencia hasta finales de 2008 debería ser revisado. Otras Federaciones o Confederaciones de esos mismos sindicatos, como la Confederación Sindical de CC.OO. de Euskadi, el Departamento Confederal de Medio Ambiente, el Instituto Sindical de Ambiente y Salud de CC.OO. y muchos delegados sindicales de esos sindicatos se han posicionado en contra de ese acuerdo y de la llamada “valorización energética” en las fábricas de cemento, por sus repercusiones ambientales y de salud.

En nuestra opinión sería más aconsejable que los sindicatos presionaran a las patronales para que la producción limpia se instalara en los centros de trabajo, y el volumen y la peligrosidad de los residuos disminuyera en los procesos productivos en plazos consensuados, en beneficio de los propios trabajadores y de la sociedad, en lugar de llegar a acuerdos con la patronal del cemento para impulsar la llamada “valorización energética” que tanto rechazo social está generando. El medio ambiente no solamente es una garantía de mejor calidad de vida y de salud, sino también ha de verse como una oportunidad para aquellos que saben situarse en su favor y como un yacimiento de empleo de calidad.

NOTAS ACLARATORIAS

1.- Pág. 5-6 de la Sección V-B de la Guidelines on BAT and Guidance on BEP del , diciembre 2006 (Guía de Naciones Unidas sobre las Mejores Técnicas Disponibles y de las Mejores Prácticas Ambientales aplicables a la “valorización energética” de los residuos en hornos de cemento en relación al artículo 5 y el anexo C del Convenio de Estocolmo)

2.- La definición de biomasa de la Decisión de la Comisión Europea de 29 de enero de 2004 que sirve de guía para el cálculo de las emisiones de GEI en los diferentes sectores industriales es la siguiente: “material orgánico no fosilizado y biodegradable que procede de plantas, animales y microorganismos, éste incluirá también productos, subproductos, residuos y desechos de la agricultura, silvicultura e industrias relacionadas, así como fracciones orgánicas no fosilizadas y biodegradables de residuos industriales y municipales; la biomasa incluye también los gases y líquidos recuperados de la descomposición de material orgánico no fosilizado y biodegradable; cuando se quema con fines energéticos se designa como combustible de biomasa.

3.- Artículo 8.b) del Decreto 40/2006, de 7 de febrero, BOA del 20 de febrero de 2006

4.- La Memoria de Gestión de la Entitat Pública de Sanejament d’Aigües Residuals de 2003 evaluó en 413.000 t de lodos húmedos la generación de todas las EDAR de la Comunidad Valenciana, de los cuales el 74% eran utilizados en la agricultura como enmienda orgánica (artículo de J.J. Morenilla et al., Tecno Ambiente mayo 2004). El Registro Nacional de Lodos establece que en 2003 se produjeron en la Comunidad Valenciana 249.259 t y el 72,4% (180.508 t) se destinaron a la agricultura, y 42.829 t (17,2%) se destinaron a incineración (planta de Pinedo).

El 2º Plan de Lodos de Depuradora (2008-2015) establece que en 2005 en la Comunidad Valenciana se produjeron casi 250.000 t de lodos secos, de los cuales 184.092 t se utilizaron en la agricultura.. Según la Memoria de Gestión de 2006 se habrían generado casi 500.000 t con un uso agrícola creciente que alcanzó el 91,40%.

5.- Registro EPER en http://www.eper-es.es

[1] Ponencia de Carlos Arribas, Ecologistes en Acció del País Valencià, en la Mesa redonda: Desarrollo Sostenible y Valorización energética en el sector cementero. Celebrada el 15 de abril de 2008

viernes, abril 11, 2008

Nota de prensa de la Coordinadora Ecoloxista: Estudio sobre incidencia de la incineración en la salud

El Instituto de Vigilancia Sanitaria de Francia (InVS) acaba de hacer público un estudio epidemiológico (1) sobre la incidencia del cáncer en las proximidades de Incineradores de Residuos Sólidos Urbanos.

La tabla que se adjunta muestra los riesgos relativos, para los tipos de cáncer señalados. Dados los tiempos de latencia para los tipos de cáncer señalados, entre la exposición y la aparición de la enfermedad (5 años para leucemias y 10 años para otros tipos de cáncer) existe un riesgo grave de que los riesgos hayan sido subestimados y el riesgo de aparición de este tipo de enfermedades sea aún mayor.

Tipos de Cáncer

Resultados definitivos

Mielomas múltiples (hombres)

+23%

Mielomas múltiples (2 sexos)

+16%

Sarcomas en tejidos blandos (2 sexos)

+22%

Linforma maligno no Hodgkin (mujeres)

+18%

Linforma maligno no Hodgkin (2 sexos)

+12%

Cáncer de hígado (2 sexos)

+16%

Cáncer de mama (mujeres)

+9%

En general todos los tipos de cáncer (mujeres)

+6%

En este estudio también se detectó una alta correlación entre la emisión de tres tipos de sustancias endémicas de las incineradoras, a saber: varios tipos de metales pesados, una combinación de dioxinas, metales pesados y PCB (policlorobifeniles) y partículas clasificadas como PM10. Además también se vio una correlación alta entre el depósito de dioxinas, PM10, metales pesados y su presencia en la atmósfera.

En la Coordinadora Ecoloxista disponemos de este estudio y se lo podemos hacer llegar a cuantas personas estén interesadas, pues el proyecto de una súper-incineradora (2) de residuos sólidos urbanos que el gobierno del Principado está planeando para COGERSA en el centro de Asturias tendrá efectos sobre varias centenares de miles de personas que viven en un entorno de unos pocos kilómetros (3). Todas las investigaciones de tipo epidemiológico que se publican sobre la salud y la incineración tienen la misma conclusión, la correlación entre la exposición a los humos de una incineradora y la incidencia del cáncer es más que significativa.

Nos preocupa enormemente que siendo Asturias la región cuyas estaciones de medición de la contaminación están entregando los peores valores del estado en varios contaminantes (4) y donde según las investigaciones del Instituto de Salud Carlos III, la incidencia de varios tipos de cáncer es muy superior a la media del país, las autoridades, antes de preocuparse de la salud de los ciudadanos y aplicar un principio básico de precaución, se dediquen, no ya a autorizar, sino a promover y defender multitud instalaciones contaminantes cuyos efectos están sobradamente probados.

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

Anexos:

  1. Son autores Pascal Fabre, Côme Daniau, Sarah Goria, Perrine de Crouy-Chanel, Pascal Empereur-Bissonnet.

  2. La incineradora prevista por el Principado y Cogersa tiene una capacidad de 450.000 toneladas al año que representa el 80% de los residuos sólidos urbanos.

  3. Las principales ciudades asturianas esta a menos de 15 km.

  4. Comparativa de los datos de las estaciones automáticas del Ministerio de Medio Ambiente.

jueves, enero 17, 2008

Una basura que apesta a Camorra y corrupción

Noticia aparecida en el diario GARA


Las montañas de basura acumuladas en las calles de Nápoles y otras localidades de la región de la Campania han destapado un conflicto que Italia arrastra desde hace catorce años y detrás del cual se esconde la mano de la Camorra (la mafia napolitana) y de empresarios y políticos corruptos. Una pésima y turbia gestión de los residuos que ha sido permitida y que ahora sirve para justificar la construcción de al menos tres incineradoras.

por Mirari ISASI

La basura es oro. Así lo dijo a principios de la década de los 90 el ex mafioso Nunzio Perrella, colaborador de la Justicia. Él sabía de qué hablaba. En los últimos quince días, tras el rebrote de la crisis de los residuos en Nápoles y alrededores, cuya mala gestión mantiene en situación de emergencia a la región de la Campania, han quedado en evidencia sus entresijos. Por detrás, asoma la mano de la Camorra (la mafia italiana), pero también de la industria y de los políticos, cuyo silencio, cuando no beneplácito, ha permitido a la Camorra desarrollar este suculento negocio haciendo desaparecer los residuos contaminados de medio mundo, tal y como denuncia el escritor Roberto Saviano.

Dicen que la Campania es actualmente el basurero europeo más grande, y conserva bajo tierra tal cantidad de residuos, que si fuera sacada de sus improvisados depósitos formaría una montaña de 14 kilómetros de alto con una base de tres hectáreas. Esta basura ha sido generada en su gran mayoría por la industria del norte de Italia y de otros países europeos.

El negocio de la basura le proporciona a la Camorra (que hoy día se autodenomina O' Sistema) unos ingresos de mil millones de euros al año, entre los fondos estatales y europeos que llegan a sus manos y el servicio de procesamiento de residuos que ofrece, a precios muy bajos ya que se limita a enterrarlos, incluidos los tóxicos. Además, ahora es probable que acceda a los fondos de la UE por su incineración -considerada una fuente de energía renovable en Italia-, aunque ésta ha abierto un procedimiento por infracción de la normativa europea en materia de gestión de residuos y ha advertido de que bloqueará los fondos de 2008-2013.

Las empresas de la Camorra controlan en la Campania el transporte, la construcción (especialmente, tras el terremoto de 1980), el turismo y la recogida de basuras. Sus canteras fueron utilizadas, tras su agotamiento, como vertederos. Vertederos ilegales, pero no más que los públicos, que tampoco respetaban la normativa medioambiental, según denuncian los ecologistas.

En el caso de las basuras, recogen los residuos, los llevan al lugar de transferencia, a las plantas de tratamiento y a los vertederos, un transporte que genera mucho dinero. Pero, además, conocen las necesidades de antemano, «porque están dentro de las estructuras del sistema», y compran terrenos agrícolas a muy bajo coste para venderlos a las autoridades a precios exagerados.

Cierre de vertederos

El conflicto se remonta a 1994, cuando comenzó el «estado de emergencia», que se ha convertido en permanente. El entonces alcalde de Nápoles y ahora presidente de la Campania, Antonio Borsselino, empezó a cerrar los vertederos privados en manos de la camorra, pero sin plantear una vía alternativa, por lo que en esos años se han estado enviando a Alemania para su quema.

Pero la crisis de estos días en Nápoles tiene su origen en el colapso de los centros para el tratamiento de desechos CDR (combustibles derivados de residuos), donde se recogen y se deberían separar los desperdicios antes de compactarlos en bultos plastificados (ecobalas), cuyo destino es la incineración. El cierre definitivo, por saturación, del depósito de Taverna del Re, donde estaban almacenadas toneladas de ecobalas procedentes de las siete plantas de CDR, el 31 de diciembre, ha sido la puntilla.

Las plantas siguieron trabajando hasta que su capacidad de almacenaje se colapsó. Entonces se cerraron. Toneladas de ecobalas esperan su incineración, pero la Campania no dispone, aún, de una incineradora, a cuya construcción se opone la ciudadanía.

Esta oposición a una nueva y nociva agresión no ha impedido que en Acerra se haya empezado a construir la que será la incineradora más grande de Europa. El proyecto se aprobó en 2000, pero su entonces alcalde, de Refundazione Comunista, impidió su construcción. Su puesta en marcha estaba prevista para finales de 2007, pero la obra ha sido paralizada por los tribunales, debido no a la contestación y movilización popular sino al procesamiento de Bassolino y de la empresa FIBE (filial de FIAT), encargada de la construcción, en relación a la adjudicación. Podría empezar a funcionar en 2009,

Acerra es un pequeño pueblo de una región en la que el sector primario tiene un gran peso, pero cuyos altos niveles de contaminación la están convirtiendo en su tumba. «Aquí se está muriendo todo», alertan, y especialmente en Acerra, donde los niveles de dioxina aconsejarían una evacuación.

Enormes daños

Además de haber supuesto el envenenamiento de aguas y alimentos y riesgo de epidemias, sus repercusiones directas sobre la salud son alarmantes. Según un informe de la organización Mundial de la Salud (OMS), las posibilidades de morir de determinados tipos de tumores son doce veces superiores en esta región que en resto del país. En las zonas donde hay o ha habido vertederos, el riesgo de parir bebés con malformaciones se dispara hasta el 83%. Son estos datos los que llevan al movimiento ecologista de la Campania a asegurar que las basuras convertidas en ecobalas no han sido tratadas y que en los vertederos se han depositado, además de residuos orgánicos e industriales sin tratar, desechos militares y radioactivos.

Tras catorce años y un gasto de dos millardos de dinero público, la región continúa buscando una solución, que no se hallará, en la instalación de nuevos vertederos, en la apertura de otros ya clausurados, como el de Pianura, o en la construcción de tres plantas incineradoras. La población se opone, quiere soluciones integrales y defiende, como única alternativa, la recogida selectiva de residuos y el impulso de políticas que incentiven la producción ecosostenible y reciclable.

La arquitecta y ecologista italiana Sabina Ladada es categórica cuando subraya que la necesidad del tratamiento de residuos industriales, que «antes era ilegal y ahora se consiente por ley, se creó ficticiamente en la región, con el pretexto de impulsar su economía», y añade que la actual crisis es una «crisis premeditada» con el objetivo de imponer la construcción de incineradoras.

Pianura, símbolo de la resistencia ante los planes de las autoridades

Los habitantes del periférico barrio napolitano de Pianura se encuentran en pie de guerra desde hace más de una semana y resisten ante los planes de las autoridades de reabrir el antiguo vertedero, cerrado hace once años. Esa decisión ha dado lugar a una de las principales razones de esta revuelta ciudadana.

Las carreteras de acceso al barrio están cortadas y en sus calles se observan contenedores volcados y autobuses públicos cruzados, y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad se han repetido estos días. Día y noche, centenares de personas montan guardia frente al antiguo vertedero, porque no están dispuestos a aceptar una decisión «absurda» que no va a servir para cerrar la crisis más allá de retirar las basuras de las calles, una solución ficticia.

Pianura es un barrio dormitorio de Nápoles, capital de Campania, que ha crecido sin ninguna planificación y cuyo recurso siempre ha sido el vertedero. Hasta su clausura hace once años estuvo 43 en funcionamiento en manos de una empresa privada.

Se trata de un cráter volcánico, incluido ahora en un parque regional y bajo el cual todavía persiste actividad volcánica, que fue llenado y saturado con residuos y sobre el que ahora se levanta una auténtica montaña de residuos. Ésta se cubrió con un metro de tierra vegetal, una tierra muerta, con hierba de un color muy raro y en la que no crecen los árboles. Durante estos once años, la altura de esta montaña de basura se ha reducido 18 metros, debido a la fermentación de los residuos y la salida de los gases.

Cuando el cráter volcánico fue tapado, los gases del subsuelo, que tenían que buscar otra salida, quemaron la vegetación de una reserva natural contigua, por lo que se abrió una boca junto al vertedero para facilitar la salida de esos gases producidos por la actividad volcánica. Con la reapertura del vertedero lo que las autoridades pretenden ahora es el vertido de residuos en esa boca.

La arquitecta Sabina Ladada recuerda, además, que las propias medidas del Gobierno de Roma para hacer frente a la emergencia en Campania afirman que no se puede instalar un vertedero en terreno volcánico donde aún hay actividad e incide en el peligro de los residuos que se vertieron allí y que están haciendo mella en la salud de sus habitantes. «Gente que trabajaba allí cuenta que poco antes de su clausura llegaron contenedores amarillos, por cuyo enterramiento se pagaba 21.000 euros, y se sospecha que también se enterraron escorias nucleares de la vieja central cercana a Caserta». M.I.



jueves, enero 10, 2008

Oposición a la incineración de basuras en la cementera de Toral de los Vados

La noticia en Bierzo Digital

Acto de protesta promovido por Ecologistas en Acción, tendrá lugar este sábado, 12 de enero, a las 17:00 horas en los accesos de entrada a la instalación. Para el colectivo ecologista, la incineración "es la forma más insostenible y peligrosa de tratar los residuos".

[TEXTO COMPLETO]

Según se apunta desde Ecologistas en Acción, "la comisión provincial de la Junta de Castilla y León ha dado luz verde a la primera incineradora de residuos en la provincia, la cementera de Cosmos en Toral de los Vados. El jueves 29 de noviembre, la Comisión Territorial de Prevención Ambiental de la Junta de Castilla y León, en la que Ecologistas en Acción participa como miembro de pleno derecho, aprobó la resolución de la autorización ambiental integrada AAI de la cementera Cosmos, permitiendo el uso de residuos como combustibles alternativos en sus hornos de cemento".

Con este proyecto, añade el colectivo ecologista, "la cementera Cosmos se convertirá en la primera incineradora de residuos que opere en nuestra provincia, con capacidad para quemar en sus hornos de cemento 33.000 toneladas anuales de distintas basuras, en sustitución parcial del coque de petróleo. Concretamente se prevé la valorización energética (o incineración) de neumáticos, plásticos, harinas y grasas animales, lodos de depuradora, envases procendentes de RSU (residuos sólidos urbanos) papel, cartón y biomasa en distintos porcentajes".

Para Ecologistas en Acción, "la incineración es la forma más insostenible y peligrosa de tratar los residuos, puesto que no se eliminan, sólo son trasladados y dispersados, liberando a la atmósfera nuevas sustancias resultantes de la combustión, bien a través de las cenizas o en forma de gases. Son compuestos especialmente preocupantes, debido a sus efectos potenciales sobre la salud humana y el medio ambiente, son los compuestos que contienen azufre, nitrógeno, halógenos como el cloro, y metales tóxicos; y en especial los compuestos: CO, NOx, SOx, ClH, Cadmio, Plomo, Mercurio, Cromo, Arsénico, Berilio, dioxinas y furanos, PCB y PCT e hidrocarburos aromáticos policíclicos".

Añade el colectivo que "las emisiones de los contaminantes resultantes de la incineración, contendrán diferentes elementos y compuestos nocivos y peligrosos para el medio ambiente y la salud humana. Algunos de estos contaminantes son bioacumulativos, es decir, se almacenan sin degradarse en los organismos vivos y penetran en el ser humano a través de la cadenas tróficas, de manera que aunque se cumplieran los límites de emisiones previstos por la legislación, eso no impediría la exposición de los habitantes de nuestra comarca y de los trabajadores de la planta, a riesgos, que de acuerdo con el Principio de Precaución aceptado en el Tratado de Ámsterdam, constitutivo de la actual Unión Europea, no debemos asumir".

Por otra parte, según señala Ecologistas en Acción, "en el Convenio de Estocolmo sobre Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs) firmado el 23 de mayo de 2001, se llegó a un acuerdo mundial para reducir la emisión de dioxinas, con la intención última de su eliminación. La incineración se enumeró como una de las principales fuentes industriales de estos compuestos, que se debería sustituir por sistemas alternativos".

Desde Ecologistas en Acción "consideramos que la ciudadanía berciana tiene derecho a estar informada de los riesgos que supone la incineración, y este es uno de los objetivos que perseguimos con la difusión de este comunicado, nuestro segundo objetivo es tratar de conseguir a través de esta primera movilización, generar un amplio debate social, sobre las consecuencias que tendría para los habitantes, para el medio ambiente de nuestra comarca, y para nuestra economía, permitir la incineración de basuras. Es del todo incompatible pensar en promover y poner en valor nuestro patrimonio natural y el turismo rural, el sector agroalimentario y sus productos con denominación de origen, con la puesta en funcionamiento de una fuente contaminante de sustancias toxicas, que incidirá directamente sobre la calidad de nuestro producto. Confiamos que toda la ciudadanía de nuestra comarca, que directa o indirectamente va a estar afectada, y las instituciones que nos representan, sepamos responder, al igual que los han sabido hacer contra las pretensiones de esta misma empresa, en Córdoba, y en Sarriá, donde desde la presión social ejercida por los ciudadanía, sus asociaciones y la colaboración de las instituciones han conseguido paralizar sendos proyectos.
Ahora nos toca a nosotros y nosotras decir: no la incineración en Toral. Con la salud no se juega".

_________________________________________

¿Por qué no a la incineración según Ecologistas en Acción?
Los altos niveles de basura que genera la población han llevado a un colapso de los sistemas tradicionales de disposición de residuos, como ser los rellenos sanitarios. Ante la falta de espacio para construir nuevos basureros y ante las deficiencias que han presentado muchos rellenos existentes, se promueve quemar la basura como la “solución” al problema. Sin embargo, la incineración de residuos origina nuevos problemas ambientales y sanitarios, desincentiva la minimización de la generación de residuos, y es incompatible con programas de recuperación, reciclaje y compostaje que valoricen los materiales descartados por la población.
Negocio verde

La incineración de residuos comenzó en EE.UU. y Europa Occidental en las décadas del ‘50 y el ‘60. La difusión pública de las evidencias científicas vinculadas a los impactos reales y potenciales de esta tecnología despertó la oposición de ciudadanos y organizaciones que comenzaron a movilizarse para evitar su instalación. Estas movilizaciones lograron detener una mayor expansión de este tipo de industrias en América del Norte y Europa. Frente a este obstáculo y favorecida por las normativas existentes, la industria de la incineración vio en América Latina, Europa del Este y Asia atractivos mercados para colocar su producto.

La “solución” se vuelve un problema: emisiones y efectos en la salud y el ambiente.
La incineración de residuos libera al medio ambiente contaminantes sumamente tóxicos. Las emisiones se dan en forma gaseosa (a través de los gases de chimenea y de emisiones fugitivas), líquida (efluentes de los dispositivos de lavado de gases) y sólida (cenizas y filtros).

Las empresas de incineración aseguran un monitoreo continuo de los gases de las chimeneas pero en la práctica el mismo se reduce a unas pocas sustancias. En el caso de las dioxinas, si bien actualmente existen dispositivos para hacer monitoreo continuo, el proceso es tan costoso que solo se realiza en un ínfimo número de países desarrollados. En algunos países se requiere tomar muestras esporádicas de las emisiones y someterlas a análisis altamente costosos para conocer su contenido de dioxinas, pero difícilmente éstas sean muestras representativas sobre el funcionamiento de los incineradores ya que se toman en condiciones de operación óptimas y con preaviso. Por otra parte, muchos países ni siquiera disponen de laboratorios a escala real para medir concentración de dioxinas.

Entre los contaminantes tóxicos emitidos por los incineradores se encuentran dioxinas y furanos, metales pesados tales como plomo, cadmio y mercurio, gases de efecto invernadero, gases ácidos y partículas ultra finas.

Dioxinas
Dioxinas es el nombre que se da a un grupo de compuestos con estructura química similar. Son compuestos que se producen involuntariamente en los procesos de combustión que involucran el cloro. Este grupo abarca a las dibenzo-p-dioxinas policloradas, furanos, bifenilos policlorados (PCBs), y otros compuestos clorados.

Las dioxinas son Compuestos Orgánicos Persistentes (COPs). Son sustancias sumamente tóxicas aún en muy bajas concentraciones, persisten en el medio ambiente por períodos prolongados sin degradarse, se concentran en los tejidos grasos de los organismos vivos, se van acumulando a medida que asciende la cadena alimentaria (proceso llamado biomagnificación), y se transmiten de la madre al bebe durante la gestación o la lactancia. La Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. ha concluido que la fuente más importante de exposición a las dioxinas es la alimentación.

Por otra parte, estos compuestos pueden ser fácilmente transportados tanto por agua como por aire, desde la incineradora que le dio origen a puntos muy alejados.

Las dioxinas son causantes de una variedad de problemas en la salud, incluyendo malformaciones congénitas, desarrollo anormal del feto, alteraciones en el sistema inmunológico y en el sistema hormonal, desórdenes en el comportamiento, aumento en la incidencia de diabetes, retraso en el desarrollo, y cáncer. La más tóxica de las dioxinas (2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina) ha sido clasificada como “cancerígeno humano cierto” por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, dependiente de la Organización Mundial de la Salud.

Metales pesados
Los metales pesados presentes en los materiales que ingresan al incinerador no se destruyen en el proceso de incineración, sino que son liberados íntegramente a través de sus efluentes. Entre los metales pesados emitidos al medio ambiente durante el proceso de incineración se encuentran el cadmio, plomo, mercurio, titanio, cromo, manganeso, hierro, bario, cobre, zinc, estroncio y estaño.

Los metales pesados generan una serie de daños a la salud de los seres vivos, incluyendo disfunciones neurológicas, alteraciones en el sistema inmunológico, malformaciones congénitas, problemas en los riñones y los pulmones.

Mercurio
La incineración de residuos es una importante fuente de emisión de mercurio al medio ambiente. El mercurio es bioacumulativo, y produce daños en el organismo a dosis muy bajas. Ataca el sistema nervioso central, puede dañar los riñones y los pulmones, y puede atravesar la placenta y la barrera hematoencefálica.

Partículas ultra finas
Entre las partículas que la incineración libera a la atmósfera se encuentran las partículas ultra finas, que por su ínfimo tamaño no son capturadas por los equipos de control de la contaminación. Son por ende liberadas a la atmósfera, donde pueden permanecer por períodos prolongados, e ingresan fácilmente al organismo ya que tampoco son filtradas por los mecanismos naturales del cuerpo.

Estas partículas transportan metales pesados, dioxinas y compuestos similares. Algunos metales pesados, al ser liberados en forma de partículas ultra finas, adquieren mayor potencial de daño ambiental y sanitario que el que tenían en la masa original de residuos.

Las partículas ultra finas han sido relacionadas con una variedad de problemas en la salud, incluyendo asma, problemas en el funcionamiento de los pulmones y problemas cardíacos.

Otros contaminantes
La incineración de residuos también contribuye en las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono.

También emite gases ácidos, como óxidos de azufre y dióxido de nitrógeno, entre otros. Estos gases son precursores de la lluvia ácida y tienen una variedad de efectos en la salud, provocando especialmente problemas respiratorios.

Además de las dioxinas y furanos, los incineradores emiten otros COPs tales como los bifenilos policlorados, bencenos clorados y naftalenos policlorados, y otros compuestos como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH) y compuestos orgánicos volátiles (VOC). Todas estas sustancias son altamente tóxicas, y causantes de una variedad de problemas a la salud.

Estos son sólo algunos de los compuestos que han sido identificados en las emisiones de los incineradores. Sin embargo, quedan muchos más por identificar, y por definir qué impactos tienen sobre el medio ambiente y la salud de la población.

Control de la contaminación: Misión imposible
Además de provocar la emisión al ambiente de compuestos peligrosos, la tecnología de la incineración no destruye jamás el 100% de los residuos. Parte de ellos son emitidos al ambiente intactos. Además, algunos de los residuos que ingresan a un incinerador son muy volátiles y se escapan a la atmósfera durante su almacenamiento, transporte y manejo rutinario.

El transporte de los residuos peligrosos desde las industrias a los incineradores incrementa las probabilidades de accidentes durante su traslado. Un accidente en un camión que transporta desechos peligrosos podría tener consecuencias sumamente graves.

Las empresas de incineración aseguran un monitoreo continuo de los gases de las chimeneas pero omiten decir que las dioxinas no pueden ser monitoreadas continuamente. Apenas se puede -y de manera esporádica- tomar muestras de las emisiones y someterlas a análisis altamente costosos para conocer su contenido de dioxinas. Por otra parte, muchos países ni siquiera disponen de laboratorios a escala real para medir concentración de dioxinas.

Aún así, tampoco se ejerce control sobre el destino de las contaminantes cenizas que se generan por la incineración de los residuos.

Plantas de “recuperación de energía”: maquillaje para la industria incineradora
Ante el desprestigio que sufre actualmente la industria incineradora, se ha tornado imperante para los promotores de la incineración buscar la manera de re-etiquetar a su tecnología de manera que se diferencie de las sucias plantas de quema masiva.

La estrategia adoptada por la industria incineradora ha sido promover cada vez más las llamadas plantas de “recuperación de energía”, como un método de “valorización” de los residuos a través de la recuperación de la energía que se produce durante la combustión. Entre estas plantas de “recuperación de energía” se encuentran la gasificación, la pirólisis, el tratamiento por arco de plasma y las plantas de co-generación, entre otros.

Sin embargo, la premisa de que se “recupera” energía en estos sistemas de tratamiento es una falacia si se toma en consideración el ciclo de vida de los materiales. La energía que se recupera en este tipo de plantas es mucho menor a la que se necesita para producir los materiales que se destruyen. Al finalizar el proceso, los materiales tratados por estos procesos son inservibles, y se necesita extraer materiales vírgenes para reemplazar esos productos. La energía necesaria para producir esos productos con materiales vírgenes supera ampliamente a la energía que esas plantas recuperan.

El verdadero ahorro de energía se da cuando se aprovechan esos materiales a través de la reparación, la reutilización, el reciclaje, el compostaje, etc.

Por otra parte, las plantas de “recuperación de energía” emiten al medio ambiente los mismos contaminantes que la incineración, por lo que son también un problema para el medio ambiente y la salud de la población.